Venta de Sillas
 
  -    -    -    -    -    -    -    - 
 
Sagradas Imágenes
 
Trono de la Santísima Virgen de los Dolores

Desde 2007 la Virgen de los Dolores desfila en el Trono que podemos contemplar, portada a hombros de 96 mayordomos portapasos que visten túnicas raso celeste con botonadura y cíngulos en blanco.

Es obra del orfebre sevillano Juan Borrero, y está realizado en plata de primera ley.

La canastilla, primorosamente labrada, la componen motivos florales y vegetales, fuentes, vellocinos, capillas, pequeñas columnas con sus capiteles, primorosas letanías y escenas de la vida de la Virgen y el Redentor, habiéndose' escogido los momentos amables de la vida de María (Santa Ana enseñando a leer a la Virgen, la Visitación, la Anunciación, etc) más que los propios relacionados con la pasión de Su Hijo.

En el centro del frontal de la canastilla, se ha tallado una capilla con la profecía del anciano Simeón, y sobre ella unos ángeles en marfil sostienen la espada de dolor que atravesó el pecho de María.

Los basamentos de los varales están conformados por capillas con tallas del colegio apostólico, San Francisco y San Isidro, antiguo patrono de la Cofradía.

La peana sobre la que se arrodilla Nuestra Madre, ricamente labrada con querubines y ángeles llorones en los ángulos, y los emblemas de nuestra Hermandad.

Los candelabros, configurados a modo de copas de los que salen ramas bellamente cinceladas, coronados por siete tulipas isabelinas realizadas en la Real Fábrica de Cristal de la Granja albergan velones de cera que aportan una luz tenue.

Sobre la canastilla, unas cráteras, de influencia helénica, con asas, en las que aparece el emblema de María, sirven para albergar el arreglo floral del Trono.

Los varales, también de profuso labrado, sostienen el palio, que se remata por una crestería de plata.

Trono de la Virgen

Paños de San Juan y María Magdalena
Para que formaran parte del conjunto que para el Trono de la Santísima Virgen de los Dolores, ideó Francisco Cayuela, en 1914, realizó estos dos paños, iguales en dimensiones, técnica de bordado y ornamentación, difiriendo solamente en cuanto a los dos personajes que representa, uno con San Juan, y el otro con María Magdalena.

Se trata de bordados en los que el artista ha seguido trabajando con sedas matizadas, mediante una superposición de los hilos de seda, sabiamente trazados, de forma que semejan pequeñas pinceladas tal y como los pintores puntillistas utilizaban en sus pinturas. En estos paños se ha empleado el llamado punto de nudo, consistente en hacer un nudo con el hilo de seda, antes de pasar de nuevo la aguja por el bastidor.

La composición del San Juan nos presenta a un busto del apóstol, con túnica y manto, joven, con bozo y abundante cabellera, con la mirada de párpados ligeramente entornados y rostro, en general melancólico. El bordado está concebido como si se tratara de una pintura, y a cierta distancia las manchas de color que producen las agrupaciones de puntos simulan delicadas pinceladas. El efecto pictórico está reforzado por el "trampantojo" creado por Cayuela, al dotar de sombras el marco, fleco y borlas del contorno de la figura, dando sensación de movimiento de estos elementos, con lo que se alcanza mayor verismo. El fondo bordado simula un damasco de oro, enmarcándose el conjunto en una orla semicalada que se duplicó para dar mayor empaque al paño.

El de María Magdalena, similar al anterior, presenta la figura de aquella, de perfil, con luminoso nimbo sobre su cabeza, y con larga cabellera suelta. Su dibujo recuerda las ilustraciones modernistas, tan del gusto en la época en que se bordaron.

Ambos paños se estrenaron en 1917, colocándose en los laterales del Trono. En 1973 se transformaron en estandartes, por lo que se les bordó amplia greca floral en punto de oro, y entre los motivos sedas en azul pavo.

En 2007, con motivo del estreno del nuevo Trono de la Virgen han vuelto a desfilar como paños laterales del mismo, si bien no se les ha suprimido la greca en oro, contrastando la misma con la plata de la canastilla del Trono.
Paño de María Magdalena
Paño de San Juan
Bienes de Interés Cultural

Trono de la Virgen

Palio del Trono
Todo el Palio del Trono de la Virgen de los Dolores está bordado, tanto en su parte interior, como en la exterior.

El techo del Palio, está formado por una gran cartela central sobre la que se ha bordado una alegoría del Espíritu Santo, ya que el bordado representa a una paloma que sostiene en su pico un gladiolo.

En derredor de la cartela, ramos florales y ornamentales, realizados en sedas azules y blancas, y punto de oro, siendo los dibujos a imitación de los que creó Cayuela para las faldillas del primitivo Trono de la Virgen (el conocido como la mesa de camilla). El motivo de la paloma es de Joaquín Castellar, y los ramos de Joaquín Gimeno. Todo ello, de los años 70.

El palio está formado por 10 paños: uno frontal, otro trasero, y ocho a ambos lados, entre cada uno de los varales que sostienen el techo. Por la parte interior, tras cada varal, una lengüeta.

Por la parte interna, los paños tienen bordado sobre el raso idénticos motivos florales y ornamentales que el techo, en sedas del azul al blanco, y punto de oro. Las lengüetas, por su parte, canastillas de flores en sedas y oro.

En su parte externa, los paños están bordados completamente. Sobre fondo de sedas azul-grisaceo, unas pequeñas cartelas con cada una de las estaciones del vía crucis en sedas de vivos colores. Una flores en ocres, y una greca ornamental en oro, rematada por fleco de oro, completa cada uno de esos paños. El palio es obra de Emiliano Rojo.

De cada uno de los varales cuelga un cíngulo de oro.
© Hermandad de Labradores. Paso Azul. C/ Nogalte. Nº7. 30800 Lorca (Murcia). Telf. 968472077. CIF: G30040364. info@pasoazul.com
By Ontida Sistemas